Retiro joven febrero 2022




Es muy conocida la historia de los 300 espartanos que murieron en la batalla de las Termópilas, pero hay otra batalla heroica con 300 soldados que no es tan conocida y viene narrada en el libro de los Jueces.


El juez Gedeón se veía incapaz de luchar contra un gran ejército, enemigo de los judíos. Por eso le pidió ayuda a Dios. Yahvé le prometió su ayuda si iba a la batalla con un menor número de guerreros. Le dijo Dios: pregona a oídos del pueblo: «Quien tenga miedo y tiemble, vuelva y márchese por el monte Galaad». Se volvieron veintidós mil del pueblo y quedaron diez mil. Mas el Señor dijo a Gedeón: «Es todavía mucha gente. Haz que bajen a la fuente y allí los seleccionaré. Y cuando llegaron a una gran fuente, Dios quiso que se quedara sólo con aquellos que bebieron llevando el agua con sus manos a la boca, y no los que bebieran agachándose directamente del agua. El Señor declaró a Gedeón: «Os salvaré con los trescientos hombres que han bebido con la mano y entregaré a Madián en tu mano. El resto de la gente, que cada uno se vuelva a su casa». Y así ocurrió.


Cuando Jesús busca a sus discípulos les pide renunciar a sus bienes. Y no todos están dispuestos. Como se cuenta en el evangelio de Marcos, Jesús al joven rico le dice: "«Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme». A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó triste porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas!». Los discípulos quedaron sorprendidos de estas palabras. Pero Jesús añadió: «Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! (Mc 10, 21-24).

¿Por qué, Señor, quieres que nos desprendamos de tantas de tantas cosas buenas?

Nos adviertes que es imprescindible vivir la pobreza para formar parte del Reino de Dios. Es la primera de las Bienaventuranzas: «Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» . Se dice que es la bienaventuranza más importante, porque resume todas. San Pablo llega a decir que "el amor al dinero es la raíz de todos los males" (1 Tim 6, 9-10).

La pobreza de espíritu no se refiere a la miseria, que es un mal social. El dinero no es malo. Sí es poner en él nuestra deseo de felicidad y nuestra seguridad más profunda, y hoy para nosotros el dinero es nuestro ídolo. En cambio, la virtud de la pobreza es confianza en Dios. En la Biblia los pobres de espíritu son los anawin, palabara hebrea que quiere decir "los pobres de Yahvéh", los que esperan todo de Dios y sólo en Él, aún poniendo todo lo posible de su parte. Son también el llamado "resto fiel", o el "pequeño resto", que iba a recibir al Mesías Salvador.

Otra historia de la Biblia que lo ilustra es el éxodo. A los pocos meses de estar en el desierto los judíos echan de menos las comodidades materiales de Egipto, a pesar de que allí eran esclavos. Dice la Escritura que Dios les castiga haciéndoles vagar 40 años, lo que quiere decir que entrará en la Tierra Prometida la siguiente generación, acostumbrada a depender totalmente de la protección divina incluso para comer y beber. Ellos sí estarán preparados para conquistar la tierra de Canaan. Tanto como para decir en el salmo 44: «yo no confío en mi arco, ni mi espada me da la victoria; tú nos das la victoria sobre el enemigo y derrotas a nuestros adversarios».

¡Cuantas cosas creemos necesitar, y creemos poseer las cosas!, pero ¿no serán las cosas las que nos poseen a nosotros?

Pero para conquistar la felicidad auténtica hay que confiar en Dios más que en nuestras seguridades.

Circuló por Internet el siguiente texto: Anoche mi mamá y yo estábamos sentados en la sala hablando de las muchas cosas de la vida... entre otras... estábamos hablando de la idea de vivir o morir. Le dije: 'Nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de máquinas y líquidos de una botella. Si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen vivo, prefiero morir". Entonces: mi mamá se levantó con una cara de admiración. Y me desenchufó el televisor, la wifi, el sky, la tablet, el nextel, el ipod, el stereo, la Xbox y ¡¡me tiró todas las cervezas!!... ¡¡¡casi me muero!!!

Como aquellos judíos podemos acostumbrarnos a la esclavitud, y huir de la incomodidad de la libertad, y olvidar nuestra dignidad. Como dijo el Papa Francisco: "el consumismo es un virus que infecta la fe desde la raíz, porque te hace creer que la vida depende sólo de aquello que tienes, y así te olvidas de Dios, que viene al encuentro, y de quien tienes a tu lado". Y como escribió en su documento sobre la santidad en el mundo actual: "Las riquezas no te aseguran nada. Es más: cuando el corazón se siente rico, está tan satisfecho de sí mismo que no tiene espacio para la Palabra de Dios, para amar a los hermanos ni para gozar de las cosas más grandes de la vida. Así se priva de los mayores bienes" (Gaudete et exultate).


Hay una frase que dice: "sólo tienes realmente lo que das". Dios mío, sólo Tú nos haces bienaventurados. Ayúdame a ser pobre de espíritu, a ver a qué cosas tengo que renunciar, a compartir todo lo mío, a confiar más para ponerme en tus manos. Sólo así descubriré cuál es la verdadera riqueza. Tú nos dices: No atesoréis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen y donde los ladrones abren boquetes y los roban. Haceos tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que los roen, ni ladrones que abren boquetes y roban. Porque donde está tu tesoro, allí estará tu corazón (Mt 6, 19). Hoy podríamos sustituir polilla y carcoma por los impuestos y la inflación. Tendrás un tesoro en el cielo, le dijiste al joven rico. Y más severas son tus palabras del Libro del Apocalipsis contra los cristianos acomodados: Conozco tus obras: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero porque eres tibio, ni frío ni caliente, estoy a punto de vomitarte de mi boca. Porque dices: «Yo soy rico, me he enriquecido, y no tengo necesidad de nada»; y no sabes que tú eres desgraciado, digno de lástima, pobre, ciego y desnudo. Te aconsejo que me compres oro acrisolado al fuego para que te enriquezcas (Ap 3, 15-18).

La mayor riqueza sólo Tú nos la das: reconocimiento, paz, serenidad, afecto... Que no lo busque en las cosas, ni siquiera en las personas. ¡Sólo Dios basta! que decía Santa Teresa.

Acudimos también a la ayuda de San José y de la Virgen. Ellos son el ejemplo perfecto de anawin, los pobres del Señor, los pequeños que cambiaron el mundo, confiados en la protección de Dios, los más felices en la Tierra.