Nuestras Cofradías

paso_pasion.jpg

Cofradía de la Pasión del Señor

Se alza la Iglesia de Santiago Apóstol en el Barrio más antiguo de Guadalajara, lugar donde tuvieron su sede la judería, más tarde el mundo árabe y finalmente el cristiano. Allí se establecieron en el s. XIII un grupo numeroso de jóvenes religiosas clarisas, hasta el s. XIX, y por esto es denominado, en el argot popular, Santa Clara. La imagen de la santa, que se encuentra en el portada principal de la Iglesia, ahora denominada de Santiago Apóstol. Una vez que la que tenía esa denominación, junto al Palacio del Infantado, dejó de existir.

En época más tranquila su Párroco D. Teodoro del Álamo, junto con un grupo de buenos feligreses de Acción Católica, deciden en el año 1945 encargar una imagen de "Cristo con la Cruz a Cuestas".

Al año siguiente D. Jacinto Higueras, reconocido imaginero jienense, hacía entrega de la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. Como el objeto era procesionar por las calles de nuestra ciudad, en 1946 se decide erigir canónicamente la Cofradía de la Pasión del Señor. Pensando en la adquisición de nuevas imágenes con el fin de representar toda la Pasión de Cristo.

Ya desde el primer momento, la hora de salida del templo parroquial será las once de la noche del Jueves Santo cuando la Cofradía comienza la estación de penitencia por las calles de la ciudad .

Es significativo un dato histórico, es la primera Cofradía fundada tras la

Guerra Civil Española, y también la pionera en su desfile de hacerlo a cara descubierta.

 

En 1959 se adquiere la segunda de las imágenes: Nuestra Señora la Virgen de la Piedad. Escultura, igualmente monumental, en sus dimensiones, de madera policromada de una sola pieza, obra del taller valenciano Royo-Rabasa, a la que se adscribe un subgrupo dentro de la Cofradía, formado por mujeres que se harían llamar "Esclavas de la Piedad".

 

Debido a la llegada de gente joven a la Cofradía, en el año 1990 se incorpora a las procesiones El Cristo de la Agonía, que se encuentra en el Santuario de Nuestra Patrona de la Antigua, cambiándose en 1992 por el Cristo de la Expiración, que se venera con gran devoción en la capilla del Cementerio Municipal de Guadalajara. Es una talla del siglo XVII. Ha sido durante muchos años la talla más antigua de Guadalajara. En la actualidad, desde el arreglo por Bellas Artes, de la Iglesia de Santiago, preside el altar mayor, un crucifijo procedente del Museo Diocesano, del s. XVI. La imagen de nuestro Señor de la Expiración es portada a hombros por hermanos de la Cofradía de la Pasión, ya desde el año 1992 y escoltada por el grupo de tambores de la misma, Y la traen con solemnidad, cada tarde del Domingo de Ramos al templo Parroquial..

En el año 1995, aquellos primeros cargadores del Cristo de la Expiración, deciden cargar a hombros al titular de la Cofradía: Nuestro Padre Jesús de la Pasión. Así a golpe de varal cuarenta hombres lo vienen portando en su trono el Jueves y el Viernes Santo, no por ello dejando de hacerlo con el Cristo de la Expiración.

 

Este impulso da lugar a que en el año 1997 en la propia Cofradía, se constituya el primer grupo de cargadoras portando también en sus hombros a Nuestra Señora de la Piedad. Desde entonces procesionan las tres Imágenes junto al grupo de tambores propio, que acompaña a las mismas. Esas grandes esculturas son portadas con entusiasmo en sus Estaciones de Penitencia representando la Pasión de Cristo, en dos días consecutivos.

A pesar de una cierta decadencia que ha podido existir en determinados momentos en la Semana Santa de Guadalajara, la Cofradía de la Pasión del Señor, año tras año ha podido ir aumentando el número de hermanos, aproximándose a los 800 miembros. Ello lleva a pensar que fuera de la Semana Santa se programen otros actos culturales, formativos y sociales. Entre ellos destaca la realización en la calle Mayor de la Alfombra para la procesión del Corpus Christi, la celebración de la Cruz de Mayo y la Procesión del 25 de julio, Santiago Apóstol, Patrón de la Sede Canónica de la Cofradía.

esperanza_macarena.jpg
nuestro_padre_jesus_de_la_salud.jpg

Hermandad y Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Salud y María Stma. de la Esperanza Macarena

Declarada la Stma. Virgen de la Esperanza patrona del cuerpo de Agentes Comerciales de España, el colegio de Guadalajara celebraba el día 18 de diciembre una misa solemne a la que acudían todos los colegiados reuniéndose posteriormente en fraternal comida. Siendo su patrona símbolo de la identidad común, fervor y anhelo, y con el deseo de celebrar con la mayor solemnidad posible su fiesta, el entonces presidente del Colegio, el andaluz don Andrés Luna Enríquez, así lo manifestó a los postres de la comida de 1949 y tras explicar su idea a los miembros dirigentes del Colegio, el 3 de febrero de1950 se aprobó la adquisición de una Imagen de la Stma. Virgen de la Esperanza, que tras ser encargada al imaginero cordobés don Manuel Romero Ortega se recibió el 15 de marzo de 1950, bendiciéndose el día 31 de marzo del mismo año por el entonces cura párroco de la iglesia de Santiago Apóstol, don Teodoro del Amo, donde quedó ubicada la imagen.


En su deseo de avivar más la devoción a la Stma. Virgen de la Esperanza, el Colegio toma el acuerdo de fundar una cofradía, que atendiendo al deseo de personas no pertenecientes al cuerpo, abrió sus filas a todo el mundo. De este modo, el día 10 de septiembre de 1952, siendo cura párroco de Santiago Apóstol don Valentín Nieto Ramírez, el Eminentísimo Señor Cardenal Doctor don Enrique Pla y Deniel dio el decreto de erección canónica de la Cofradía en dicha parroquia.


La actividad en estos primeros años es intensa, creciendo rápidamente en número de hermanos y adquiriendo en poco tiempo numerosos enseres ( estandarte, manto y saya de salida…). Amén de los cultos celebrados en el mes de diciembre, que concluían con una procesión con la Sagrada Imagen por las calles del barrio,desde el año en que se bendijo la imagen la cofradía hizo estación de penitencia hasta la prisión provincial de Guadalajara, donde se liberaba un preso que se unía al cortejo tras vestirse con el hábito de nazareno.


La Hermandad, una de las más numerosas de la capital, en 1968 deja de realizar su estación de penitencia debido a las obras de restauración de la iglesia de Santiago Apóstol, momento en que se traslada la Sagrada Imagen a la aneja capilla del convento de la Piedad para culto público. Los años de obras, junto con un periodo de declive de la espiritualidad a nivel social, hacen que la actividad de la Hermandad descienda al mínimo, llegando casi hasta la desaparición, perdiéndose enseres, listas de hermanos, ausencia de cabildos… quedando limitada prácticamente al culto que, los cada vez más escasos miembros del Colegio de Agentes Comerciales y devotos, realizaban en el mes de diciembre.

La imagen es recuperada para las procesiones de Semana Santa de Guadalajara en 1987 saliendo en el cortejo de la estación de penitencia de otra Hermandad radicada en la misma parroquia.

Así vino saliendo la imagen de Nuestra Señora en las procesiones del Jueves Santo y en la general del Silencio y Santo Entierro del Viernes Santo durante estos primeros años.

Durante este tiempo, se gesta el proceso de reorganización gracias al esfuerzo y la iniciativa de D. José Luis Escribano Vigil quien junto a sus hijos, D. David Escribano y D. José Luis Escribano, intenta coordinar a los hermanos que acuden año tras año a las procesiones recogiendo sus datos, realizando nuevas túnicas y recuperando otras tantas de antiguos miembros ya fallecidos o que en su día decidieron cederla a esta iniciativa.

Tras una larga enfermedad, nuestro hermano falleció. La ilusión por llevar a cabo este proyecto quedó en don David y don José Luis. Gracias al apoyo y la iniciativa de Dª Dolores Salsamendi, Vda. de Quemada, antiguo hermano de la Cofradía, y Dª Carmen Taberné, camarera de la Stma. Virgen se celebra una junta en los salones de la Iglesia de Santiago, a la que acuden distintos miembros de la Hermandad y donde se sientan las bases de la reorganización, creándose una Junta de Gobierno con el fin de restaurar los culto de la Hermandad y devolverle el esplendor de años anteriores.

Durante los primeros años se recuperan enseres creciendo el número de hermanos y nazarenos de forma exponencial. Se reorganizan los Cultos de Reglas, se inicia una pequeña bolsa de caridad y se crea “ESPERANZA”, boletín semestral de la Hermandad.

El deseo de la Junta, fiel al estilo Hermandad -sevillanía en su título y a los orígenes de su fundador D. Andrés Luna Enríquez-, es poder sacar a hombros en algún momento a nuestra Sagrada Titular . La idea es poder realizar tal fin con una cuadrilla de hermanos costaleros, pero la escasez de hermanos en las filas hace que como primer proyecto se haga la salida a hombros de portadores al estilo malagueño para restar la menor vistosidad posible a la Cofradía. Esto, junto con la colaboración de D. Santiago González, hace que en el año 1997 se lleve finalmente a cabo tan ansiado proyecto, saliendo la imagen de la Macarena en un trono portada por 54 hermanos.

La necesidad de completar la Hermandad con una figura de Cristo, para darle culto en su Pasión, hace que en el año 2000 se adquiera una imagen que representa la Sagrada Flagelación de Nuestro Señor Jesucristo -que recupera una iconografía perdida en Guadalajara durante la Guerra Civil-, obra del imaginero malagueño D. Raúl Trillo Díaz. La imagen es bendecida bajo el apadrinamiento del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Guadalajara, Hermano Mayor Honorario, tomando como advocación la de Nuestro Padre Jesús de la Salud y pasando a formar parte del título de la Hermandad que hasta hoy queda como “Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de la Esperanza Macarena”.

En este mismo año, el crecimiento de la Hermandad permite la reconversión del paso de palio en una parihuela preparada para ser portada por una cuadrilla de hermanos costaleros, idea perseguida desde la reorganización de la Hermandad, utilizando la hasta entonces existente para sacar la imagen del Señor, quien lo haría con su cuadrilla de hermanos costaleros ya desde el año 2002, siendo acompañando cada paso por una banda de cornetas y tambores y una banda de música respectivamente, al más puro estilo andaluz.

Durante estos años, aparte de crecer el acervo de la Hermandad y mejorar la estación de penitencia (cuyo itinerario, tras la desaparición de la Prisión Provincial, transcurre por el casco histórico de la ciudad desde hace varios años), se han desarrollado los Cultos de Reglas (montaje de altares efímeros, Función Principal de Instituto, jura de reglas, via crucis, rosario público, representación de la hermandad en la procesión del Corpus Christi …), se ha potenciado la bolsa de caridad, la relación con las instituciones ( participación activa en la Junta de Cofradías de la ciudad, celebración de festividad de Ntra. Sra. del Santo Rosario -patrona de capataces y costaleros- junto con las hermandades de estilo sevillano de la ciudad…) , así como el desarrollo de actividades culturales y colaboración con la parroquia ( conferencias, concierto de marchas procesionales, montaje del belén parroquial…).

www.macarenaysalud.com